Entradas

Cabreada

Increíble, otra vez estos sueños que quieren que no olvide la realidad. Esos que abren la herida y te hacen recordar todos esos momentos una y otra y otra vez, esas situaciones que traen a flote sentimientos que pensabas que habías enterrado en un baúl, tan encerrados que creías que nunca más los ibas a percibir siquiera.  ¿Con qué cara vuelves a aparecer? ¿Con qué fin? Parece chiste. Lo peor es que no siento nada más que rencor y rabia. Me destrozaste y sería el colmo que te dejara hacerlo de nuevo. Me enfermas. Me cabrea cada recuerdo tuyo y el hecho de que volviste a aparecer es indignante.  Me gustaría preguntarte el por qué y para qué lo hiciste. Pero no te voy a dar el gusto. Me niego. Me prohíbo volver a contactarme contigo por más que me mate saber las respuestas a mis preguntas. Ya es el colmo, ¿qué pensaría tu pareja en este instante si supiera lo que hiciste? ¿Lo que me dijiste?  No me sorprende que le hayas pasado por encima como lo hiciste conmigo, si total, así eres tú.…

Soy una egoísta

¿Será verdad? Va la quinta persona en mi familia que me dice que soy una egoísta y que no pienso en nadie más que en mí misma. Que si las cosas no se hacen a mi manera me pongo insoportable y maltrato verbalmente a todo el que se me cruce en mi camino. Asumo que si ya toda mi familia me dice eso es por algo, aunque no lo comparto, puede que esté ciega y no me de cuenta de mis errores.  Duele un montón que las personas que más cercanas son así te digan constantemente esas cosas, y lo peor no es eso, si no que intento hacer una introspección de mi misma y una retrospección de los hechos para buscar en qué me equivoqué, en qué puedo mejorar, cómo actué y realmente no veo mi egoísmo en las acciones. Si, es verdad, tampoco soy perfecta; A veces respondo mal, la mayoría del tiempo estoy con mala cara y con poca disposición para hacer las cosas que me piden. Pero llegar de eso a egoísta, creo que es mucho.  Me hiere sentirme así de impotente.

Emociones

Es asombroso como echar de menos a una persona cambia tu manera de ser. ¿O solo me pasa a mi? Me he dado cuenta de que mientras más importante una persona es para mi, más lo extraño y de la mano con eso, me pongo cada vez más tonta; actúo como si no me importara, me salgo de mis casillas por cualquier estupidez, me callo cosas que son importantes para mi, hago problemas por cosas pequeñas, me frustro fácilmente, etc... Y lo peor no es solo mi actitud, si no que me acompaña la pena porque no puedo hacer nada para no sentirme de esa manera. La impotencia me invade, no es lo mismo escuchar que tocar, sentir, entregarse por completo.  Me siento triste muchas veces porque no puedo ser yo misma, estoy atada de manos y pies. De esta manera no puedo dar lo que quiero, no puedo ser mi 100.  ¿Con tantas opciones, tengo que elegir a más complicada? Dicen que lo bueno no es gratis. Que el que espera disfruta más la victoria, pero la paciencia en estos temas no es uno de mis fuertes. Lo intento, …

Soy una egoísta

Estoy generando un daño enorme y me doy cuenta. Pongo excusas para no enfrentar lo que realmente está pasando: no quiero renunciar a mi libertad.  Estoy demasiado contenta por tener tiempo para mi, poder hacer las cosas que quiero y cuando quiero. Me genera paz no tener que rendirle cuentas a nadie.  Pero haciendo eso sé que estoy dañando a quienes quiero, estoy en conocimiento de que algún día se rebalsará el vaso y perderé el control de la situación.  Me hago la tonta, la "que no se da cuenta", la ingenua que no sabe cuando las cosas van por otro camino.  Me genera cargo de conciencia y a la vez no; estoy disfrutando mi año, mi libertad, mi alta autoestima, mi crecimiento personal y profesional.  Este ha sido mi año.  Y no quiero compartirlo con nadie más que conmigo. He hecho cosas que nunca pensé que iba a hacer, experimentado sensaciones nuevas, conocido personas nuevas (algunas muy interesante, otras no tanto). Algunas de esas personas se han vuelto pilares, apoyo inco…

Cuando te das cuenta que todo este tiempo estuviste en negación

Lo sé, fracasé. Intenté superarlo de la mejor manera posible pero cada vez lo volvía a intentar me equivocaba de manera insólita. Ya está, me di cuenta de que no hay marcha atrás. Pero el problema está en la pared que tengo construida para que no me vuelvan a herir, el mayor obstáculo es el freno que tengo puesto para no ilusionarme con cuentos baratos. Culpo a todos aquellos que me hicieron daño de manera innecesaria. Culpo a las palabras que algún día escuché y creí, esas que me enamoraron, me engancharon, me sedujeron. Pero ya no, no más. Para mi las palabras están vacías, los actos hablan por si solos. Me cuesta sentir, amar, entregarme por completo. No se me hace fácil confiar, no quiero volver a sentir que me pasaron a llevar, que jugaron conmigo, que di todo y me lo devolvieron con engaños. Es cuando va todo demasiado bien es donde me freno, me niego, me asusto y me alejo. Intenté seguir adelante, decir que ya no me importaba. Es ahora, cuando lo veo con otra, que me doy cuent…

Carta a mi misma

Querida:

Tu vida no ha sido fácil, lo sé. Créeme cuando te digo que me siento un 110% identificada con cada vivencia que has tenido, con cada situación a la que te has enfrentado, con cada sentimiento que has distinguido; lo sé porque las he vivido en carne propia.
Si me refiero a tu familia, bueno, ¿ha sido difícil, no? Todas las peleas con tus hermanos y tus padres, los malos entendidos, las mentiras de parte de ellos y de parte tuya. Los gritos y las faltas de respeto completamente innecesarias pero que han ocurrido de todas formas. Las veces que quisiste pedir perdón pero que el orgullo no te dejó y las veces que no recibiste de buena manera las disculpas que te llegaron en su minuto. El sentir que nunca fuiste suficiente, que no lo eres (si vamos al caso). Que por más que intentabas ser la mejor en todo lo que te proponías la mayoría de las veces llegaba una crítica o un "pero" o una comparación con tu hermana. Claro, no puedes ser ella, acéptalo; nunca serás deportist…
Por favor, deja de jugar con mis sentimientos. La verdad que no te entiendo, me pides un tiempo para aclararte, para darte cuenta de lo que quieres, me dejas de hablar, eres esquivo cuando me ves y luego me invitas a salir. Acepto pensando en que por fin te aclaraste y me dirás que me amas al igual que no me quieres perder. Pero no, son solo ideas mías. me tratas como si no hubiese pasado nada y me haces las mismas bromas que me hacías cuando estábamos juntos. ¿Qué pretendes? ¿Qué esperas? 
Me niego a preguntarte, me prometí entregarte ese espacio, ese tiempo para pensar. También me niego a volver a ser la que toque el tema de "¿qué somos? ¿En qué estamos?" Me cuesta, de verdad me cuesta quedarme callada y hacer como si nada, sobre todo cuando te veo frente a mi y tu no dices nada. 
Ahora he vuelto a llorar. Es que sigo frustrada por no saber qué ocurre por tu mente, por sentir que cada día que pasa es otro que juegas con mis sentimientos y en el que me pregunto ¿qué estoy …